Espero que sirva para pasar el rato, sin mas pretensiones. Podéis dejar vuestra opinión pero por favor, respetad la de los demás. Un saludo a todos y bienvenidos .

24 dic. 2008

¿en que pais vivimos?



Hoy vi esta noticia a la hora de comer en la tele, como creí no entender bien la he buscado y esto es lo que me encontré.

Vecinos de Begoña sufren alergias y urticaria por una plaga de orugas
C. Rengel

Los vecinos de la calle Comandante Morales León no pueden más. Desde hace dos años soportan una plaga de procesionarias, unas orugas que se nutren de los pinos cercanos y que se les cuelan en las casas “a manojos”. El pelo que desprenden causa alergia y sus púas, urticaria. Han presentado 14 quejas ante el Ayuntamiento, pero nada se ha hecho.

Manuel García Martín, presidente de la asociación de vecinos El Pinar, en la Barriada Campo de Soria, explica su pelea diaria con los “bichos” con enfado y desánimo. Resulta, dice, que las familias del número 15 –dos bloques en los que reside una treintena de familias– llevan algo más de dos años sufriendo los estragos de la thaumetopoea pityocampa, más conocida como oruga procesionaria, una especie que, al llegar el invierno, desciende en fila india al suelo desde los pinos en los que vive. Lo que busca es un poco de tierra en la que enterrarse para convertirse en capullo y, más tarde, en mariposa, pero como lo que encuentran a su alrededor es cemento, allá que van. De ahí que repten en masa por las paredes de los bloques y se cuelen por las ventanas, las puertas y los conductos de ventilación. Las consecuencias: los mechones que se desprenden del animal, muy peludos, provocan en los vecinos problemas respiratorios y alergias, irritación en los oídos, la nariz y la garganta; los que además rozan accidentalmente sus pelos urticantes tienen que soportar ronchas y heridas que llevan cada semana “al menos a dos vecinos a urgencias”. Ayer mismo, sin ir más lejos, una de las residentes tuvo que ir al médico con las manos y el brazo hinchados.

Las procesionarias proceden de los CUATRO pinos plantados ante las viviendas, a unos siete metros de distancia. Los vecinos, “como locos”, intentan matarlas con plaguicidas, con agua y con lejía, “pero no hay manera”. Por eso ya han puesto 14 quejas en conocimiento del Ayuntamiento de Sevilla –la última, con fecha 20 de noviembre–, pero por ahora no tienen respuesta. “El año pasado –relata García– mandaron a una bióloga del zoosanitario y nos dijo que esta plaga es imposible de erradicar, que es muy potente y es tan parte de los pinos como sus agujas”. El pasado viernes, en la reunión de los Presupuestos Participativos, el portavoz vecinal habló con Eva Patricia Bueno, delegada de distrito y responsable de Parques y Jardines. “Puso a un técnico a mirar lo que pasaba. Le propusimos que se cambien los pinos por naranjos para evitar el problema, pero nos contestó que LOS ECOLOGISTAS SE OPONEN A RETIRAR LOS PINOS POR QUE HAY MUY POCOS PLANTADOS EN SEVILLA ”, añade García. Los árboles, de unos 30 metros de altura y 35 años de antigüedad, son “muy costosos de trasplantar”, según les han informado los técnicos municipales, lo que tampoco ayuda a librar a estos vecinos de una situación “insoportable e injusta”.

Los residentes en El Pinar, mientras intentan deshacerse de las orugas con escobas, trapos y cubos de agua, insisten en que ellos “quieren que se protejan los pinos”, que “no desean que se talen”, pero sí que se trasladen a una zona “más verde, en la que causen menos daño a los que viven cerca”, concluyó García.

Creo que no hace falta comentar nada, si acaso que echen a la gente no valla a ser que los pinos o las orugas acaben teniendo estres. Venga a cuidar los pinos que en Sevilla tienen pocos ( pa cuatro que tienen tan llenos de bichos ).

No hay comentarios: